A quienes habitan en la República Dominicana:

Cada 16 de octubre se celebra globalmente el Día Mundial de la Alimentación, desde hace más de 30 años, con la finalidad de llamar la atención entorno a la necesidad de estimular la producción agrícola, promover la participación de las comunidades rurales -especialmente las mujeres y grupos vulnerables – en la toma de decisiones que impactan sus condiciones de vida. Igualmente, se busca invitar a los diversos sectores a unir esfuerzos en la lucha contra el hambre, la malnutrición y la pobreza.

1. Unidos en la solidaridad y la caridad cristiana, hemos conformado el Consejo Interreligioso de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CISAN), para sumar fuerzas en la lucha contra el hambre en la República Dominicana. Este Consejo lo integran la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), el Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE), y la Iglesia Episcopal Dominicana (IED), con el acompañamiento del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA). Con esta acción reafirmamos nuestro compromiso con los menos afortunados: “Denles ustedes de comer” (Lc. 9,13).

2. Seguridad Alimentaria. Es necesario promover prácticas alimenticias saludables que nos permitan elevar la tasa de lactancia materna, disminuir la desnutrición infantil crónica, y utilizar los alimentos como el primer y principal medio de salud preventiva, mitigando además los extremos de la malnutrición que han venido a manifestarse: por un lado, hay quienes no tienen qué comer o no consumen suficientes nutrientes, y del otro, están quienes viven con sobrepeso u obesidad, y padecen además sus consecuencias tales como diabetes o enfermedades cardiovasculares, muchas veces a temprana edad.

Las personas cuentan con seguridad alimentaria cuando en todo momento, tienen acceso a suficiente alimento, seguro y nutritivo, para satisfacer sus necesidades
alimenticias, teniendo en cuenta la diversidad cultural y preferencias alimentarias. Es importante no olvidar que niños y niñas, adolescentes, hombres y mujeres en las distintas etapas de la vida, tienen distintas necesidades alimenticias, y son especialmente particulares las necesidades de mujeres embarazadas y lactantes, así como aquellas de adultos mayores dependiendo de su condición de salud.

3. Hoja de Ruta ODS2- los compromisos del País. Es de alabar que como país hayamos asumido la “Hoja de Ruta para el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (ODS 2) ó Hambre Cero”, focalizando y actualizando los datos para conocer la realidad nacional; buscando fortalecer el marco legal; mejorando la calidad de los programas especialmente en el área de nutrición y de resiliencia local; asegurando los recursos a través del diseño de programas sostenibles. Es importante recordar que un esfuerzo institucional articulado, racional y transparente, es necesario para una contribución efectiva, equitativa y sostenible para poder tener una alimentación suficiente, adecuada y digna.

4. Lema 2018. El tema elegido para la Jornada Mundial de la Alimentación de este año 2018 es: “Nuestras acciones son nuestro futuro. Un mundo #HambreCero para 2030 es posible”. No es utópica ni lejana la meta que nos hemos trazado como sociedad, si todos ponemos de nuestra parte, no siendo espectadores pasivos sino actores activos, persiguiendo con renovada voluntad la solidaridad, transformada en gestos tangibles de asumir los roles que nos corresponden para el logro de Hambre Cero en la República Dominicana.

Reiteramos nuestra invitación al pueblo de Dios y a la sociedad civil a contribuir con estos esfuerzos en contra de la malnutrición, haciendo cambios en nuestra vida cotidiana, promoviendo la buena nutrición y luchando contra el desperdicio de alimentos. Que como personas de buena voluntad podamos un día escuchar del Señor aquel “Vengan, benditos de mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me dieron de comer…” (Mt 25,34-35). 

Imploramos al Señor que derrame su gracia para que en su nombre todas las familias consigan el pan que nutre el cuerpo y el espíritu.

 

† Julio César Corniel Amaro

Obispo de Puerto Plata

Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la CED

 

Reverendísimo Moisés Quezada Mota                                                                                                                                     Reverendo Fidel Lorenzo Merán

    Iglesia Episcopal Dominicana                                                                                                                                   Consejo Dominicano de Unidad Evangélica

 

 

Entradas Relacionadas

Constestanos

*

*