Tras ser informados de que el sacerdote José Rosario González había tenido vínculos indebidos con una menor de edad, el Arzobispado de Santo Domingo inició las investigaciones de lugar. Aunque estas no habían concluido, el Arzobispo de Santo Domingo dispuso la suspensión cautelar del sacerdote, en virtud de los cánones 1333 y 1334 del Código de Derecho Canónico.

El 15 de mayo de 2018 se decidió comunicar la situación a los padres de la menor y en la misma fecha a la Procuraduría General de la República, con los fines de que se procediera con todas y cada una de las medidas pertinentes y de lugar sobre la o las personas que se entendiera.

El Arzobispado de Santo Domingo tal y como amerita en estos casos, ha estado colaborando con el Ministerio Público en las investigaciones de lugar. Este caso es tratado por la Comisión de Protección al Menor creada a principios de año por el Arzobispo de Santo Domingo para atender todas las denuncias sobre “abuso sexual de menores y personas vulnerables” por parte de miembros del clero.

Comisión de Comunicación y Prensa

Arquidiócesis de Santo Domingo

Entradas Relacionadas

Constestanos

*

*