Ante la detención del Padre Aleycer Vivas Ortíz, sacerdote religioso, de nacionalidad colombiana, perteneciente a la Orden de Agustinos Recoletos, por abuso sexual cometido contra una menor, informo a los presbíteros, las religiosas, laicos e interesados que:

  • Manifestamos nuestra más firme y contundente condena a esta acción lasciva e inmoral, y a toda forma de abuso, especialmente cuando esta  es cometida por un sacerdote, de quien menos se podría esperar.
  • Como pastor y responsable de esta diócesis doy fe que se le está brindando a la familia afectada todo el apoyo, acompañamiento y solidaridad que requiere este lamentable caso. En nombre de los Agustinos Recoletos, de esta Iglesia local y del mío propio pedimos perdón por el daño que esta situación representa para la familia y para la sociedad.
  • Como medida cautelar hemos suspendido “a divinis” del ejercicio del Ministerio Sacerdotal al padre Aleycer Vivas Ortíz, conforme lo establecen los cánones 1333 y 1334 del Código de Derecho Canónico.
  • Hemos puesto el caso en las manos de la justicia, con la que estamos colaborando plenamente en el proceso de investigación; en la espera de que las autoridades, basadas en la verdad de los hechos, apliquen todas las sanciones previstas en el Código de Derecho Penal.
  • Invito a todos a unirnos en oración por la familia afectada y para que Dios suscite en la Iglesia sacerdotes que con un digno testimonio de vida puedan ser los pastores que fortalezcan la fe del pueblo de Dios.

 

S.E.R. Monseñor

Víctor Emilio Masalles Pere

Obispo de Baní

entradas relacionadas

Constestanos

*

*