MANIFIESTO
“UN PASO POR MI FAMILIA, ILUMINADOS POR LA PALABRA DE DIOS”
Estas palabras que yo te digo hoy, se las repetirás a tus hijos
(cfr. Dt 6, 6-7)

Hoy, en la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, llegamos a la 8va versión de UN PASO POR MI FAMILIA, con el lema: ILUMINADOS POR LA PALABRA DE DIOS.

Hoy más que nunca, la familia cristiana se encuentra en medio de un mundo cambiado y cambiante, que obliga a la Iglesia a estar atenta a las transformaciones que se producen y que amenazan la estabilidad del matrimonio y la familia como bien preciado de Dios. Hoy, como Iglesia, debemos estar vigilantes a defender la familia y el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, porque a pesar de los cambios, el mundo espera y necesita el testimonio de la familia cristiana, que contrarreste la violencia intrafamiliar que se da en el seno de muchos hogares. Estamos llamados a aunar esfuerzos para que cese la violencia contra la mujer dominicana.

Hoy, la Iglesia Peregrina en la República Dominicana, en medio de la celebración del MES DE LA FAMILIA, damos UN PASO POR MI FAMILIA, ILUMINADOS POR LA PALABRA DE DIOS porque “la familia es la esperanza de la Iglesia y del mundo”, según lo expresara Su Santidad el Papa Francisco el 25 de agosto de 2018, en el Encuentro Mundial de las Familias, en Dublín, Irlanda.

La familia fundada en el matrimonio de un hombre y una mujer, signo del amor de Dios por la humanidad y de la entrega de Cristo por su esposa, la Iglesia (cfr. Documento Aparecida 433), cuida, ama y respeta la vida desde su concepción en el vientre materno hasta la muerte natural, según lo consagra el artículo 37 de la Constitución Dominicana. Así, la familia educa la afectividad y la sexualidad de sus miembros de modo integral y de acuerdo al plan de Dios, rechazando de plano la ideología de género que se le quiere imponer, y haciendo uso de nuestro derecho constitucional de ser los responsables de la educación de nuestros hijos menores (cfr. Artículo 63 Constitución Dominicana).

Por todo esto, REAFIRMAMOS lo expresado en nuestro primer manifiesto del año 2012 de que “la familia debe ser la gran protagonista de las políticas públicas del Estado”. Por lo que, REITERAMOS y SOLICITAMOS:

1. La creación del Ministerio de la Familia que coordine, articule e integre todas las políticas públicas relativas a todos los miembros de la familia como son: Consejo Nacional para la Niñez (CONANI), el Ministerio de la Juventud, el Departamento de Protección de la Vejez del Ministerio de Salud Pública, el Ministerio de la Mujer, el Consejo Nacional de los Discapacitados (CONADIS) y otras iniciativas del sector público.

2. La implementación de la educación sexual integral basada en valores éticos y morales, tanto en las familias como en las escuelas, que conduzca a una sana afectividad.

3. Crear una red de Centros de Asistencia Familiar a las familias con dificultades de convivencia, que contribuyan a proteger a las víctimas de la violencia, especialmente, a las mujeres, niños y niñas.

4. Llamar e involucrar a los medios de comunicación social en la formación de familias sanas, evitando divulgar todo lo que provoque desintegración familiar, violencia y antivalores.

5. Crear centros especializados para terapias de niños y niñas huérfanos traumatizados, sobre todo, aquellos que han perdido a sus padres o madres como efecto de la violencia intrafamiliar.

6. Garantizar las fuentes de trabajo a las familias de parte del Estado y del sector privado para asegurar el sustento diario, la educación, la vivienda y un ambiente sano que permita la convivencia armónica en equidad y solidaridad, y

7. Respetar el Escudo en nuestra Bandera Nacional que enarbola la Biblia en su centro y las palabras sacrosantas de Dios, Patria y Libertad.

El bien de la familia es decisivo para el futuro del mundo y de la Iglesia (cfr. Amoris Laetitia 31). La Iglesia quiere llegar a las familias con humilde comprensión, y su deseo “es acompañar a cada una y a todas las familias para que puedan descubrir la mejor manera de superar las dificultades que se encuentran en su camino” (cfr. Amoris Laetitia 200).

Con el compromiso de desarrollar una Pastoral Familiar vigorosa, como un servicio de colaboración, apoyo y estímulo a vivir la misión que Dios nos ha dado, pedimos su bendición y a la Sagrada Familia de Nazaret que nos asista hoy y siempre.

COMISIÓN NACIONAL DE FAMILIA
Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo
Santo Domingo, República Dominicana
24 de noviembre de 2019

Entradas Relacionadas

Constestanos

*

*