San Juan de la Maguana 

Los obispos de las diócesis fronteriza de República Dominicana y de Haití se reunieron y acordaron trabajar en conjunto para favorecer a los migrantes, promover una cultura de acogida sobre todo a los más vulnerables, practicar obras de amor misericordioso, como lo hizo Jesucristo, quien pasó por el mundo haciendo el bien sin mirar a quien, y facilitar la integración de los migrantes a la comunidad y a la vida parroquial.

La reunión de los obispos, con la presencia de los nuncios apostólicos en ambos países, se produjo los días 28 y 29 de mayo pasado, en la residencia del obispo de San Juan de la Maguana, Monseñor José Dolores Grullón Estrella. El documento emitido como resultado del encuentro habla de la necesidad de que los gobiernos de Haití y la República Documenten documenten a las personas migrantes, para facilitar el proceso de registro y documentación de los mismos.

La reflexión se produjo partiendo de los textos bíblicos y de las orientaciones del papa Francisco, quien ha privilegiado a los migrantes en sus mensajes y recomendado que “una persona que “una persona que solo piensa en hacer muros, sea donde sea, y no construir puentes, no es cristiano. Esto no es el Evangelio” (18-2-2016).

Dicen los obispos en su documento titulado La dignidad genera fraternidad, que “La presentación magistral de esa temática nos generó un impacto de interpelación para la consciencia cristiana: el Papa pone la opción preferencial por los pobres en el centro de la caridad evangélica. En términos de coherencia, el encuentro con los pobres, el compartir con ellos, comporta un estilo de vida”.

En el encuentro estuvieron presentes por las diócesis fronteriza y por la iglesia dominicana los obispos José Dolores Grullón Estrella, obispo de San Juan de la Maguana, Monseñor Diómedes Espinal, obispo de Mao-Montecristy y presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, Monseñor Andrés Romero Cárdenas, obispo de la diócesis de Barahona, Monseñor Faustino Burgos, presidente de

Comisión Nacional de Pastoral para los Migrantes, de la Conferencia del Episcopado Dominicano, y obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo. También estuvo presente el sacerdote Julio Acosta -Julín-, Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Pastoral para los Migrantes.

Por la iglesia haitiana estuvieron presentes Monseñor Launay Saturne, presidente de la Conferencia del Episcopado de Haití y obispo de Jacmel, Monseñor Marie E. G. Toussaint, obispo auxiliar de Puerto Príncipe y presidente de la Comisión Nacional para Migrantes de la Conferencia Episcopal de Haití. También estuvo presente Monseñor Quesnel Alphone, obispo de Fort Liberté, Monseñor Desinor Jean, obispo de Hinche, y el sacerdote Agler Cherizier, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Pastoral para Migrantes de la Conferencia Episcopal de Haití.

A continuación el texto que surgió de la reunión:

V Encuentro Obispos Diócesis Fronterizas (Haití-RD)

28-29/5/2018, San Juan de la Maguana (RD)

Comunicado público

La dignidad genera fraternidad.

Premisa fundamental:

EL MIGRANTE –POR FILIACIÓN DIVINA– ES NUESTRO HERMANO.

Los Obispos de las diócesis fronterizas de Haiti y Rep. Dominicana, convocados en San Juan de la Maguana – Sureste de R.D (28–29/5/2018), contando, por primera vez, con la presencia de los 2 Nuncios de ambos países, realizamos nuestro V encuentro sobre la problemática de la migración. Luego de recibir la acogida fraterna y calurosa bienvenida de Mons. José Dolores Grullón, en la residencia del anfitrión, iniciamos la agenda con la sesión de estos temas: 1- La revisión de la situación de los migrantes respecto al actual desarrollo del PNRE=Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, afirmando el deber pastoral de la Iglesia en plantear a los dos gobiernos (haitiano y dominicano) su responsabilidad de Estado en la impostergable obligación de documentar a los migrantes, facilitando un proceso de registro y regularización expedito, y sin trabas de costosos artificios legales. 2-Análisis crítico de la coyuntura sociopolítica y socioeconómica de Haiti, cuyo enfoque dejó en claro la crisis actual, el panorama sombrío con un futuro incierto, y la incontrolable inestabilidad política que obstruye la reactivación de la economía, y por consecuencia aumenta el desempleo (factor de presión que provoca más flujos migrantes). No obstante el espectro de crisis, la Iglesia en Haiti mantiene su vocación de servicios en la educación, en la salud y en las obras sociales. 3- Primera Jornada mundial de los pobres (Mensaje del Papa Francisco, 19-11-2017). 

La presentación magistral de esa temática nos generó un impacto de interpelación para la consciencia cristiana: el Papa pone la opción preferencial por los pobres en el centro de la caridad evangélica. En términos de coherencia, el encuentro con los pobres, el compartir con ellos, comporta un estilo de vida. En otras palabras, cuando se invoca el Clamor de los pobres, para los términos pastorales, también es como invocar: el Clamor de los migrantes es nuestro clamor (la persona migrante es de los más vulnerables entre los empobrecidos).

Por otra parte, en la dinámica de las reflexiones compartidas, también hemos tratado: 1- las orientaciones prácticas pastorales en nuestras diócesis fronterizas, enfocadas a partir del Mensaje del Papa: “Migrantes menores, vulnerables y sin voz”,destacando la atención pastoral especial para con los niños y las niñas. 2- Los 4 verbos y los 20 puntos respecto de los pactos mundiales sobre migraciones y refugios, que en los términos prácticos de la presentación de ese tema, se plantea una visión de la Pastoral de la movilidad humana para Restaurar la Dignidad de los migrantes, por la cual, recomendamos a las parroquias de las diócesis fronterizas y a todas las personas de buena voluntad:

  1. Promover una cultura de acogida sobre todo con los más vulnerables.
  2. Practicar las obras del amor misericordioso de Jesucristo, que pasó por el mundo haciendo el bien sin mirar a quien.
  3. Facilitar la integración de los migrantes a la comunidad y a la vida parroquial.
  4. Proteger y defender a los niños y niñas migrantes, cuidando que no sean víctimas de violaciones y explotaciones.

El Mensaje de la experiencia fraternizada, compartida y celebrada en la Eucaristía, en este V Encuentro, lo sintetizamos en los siguientes términos:

  1. El futuro de una fraternidad universal pasa por la justicia social, y ésta a su vez, pasa por la promoción y la defensa de la dignidad entre todos los seres humanos. A la luz de este principio encuentra su eco estas palabras del Papa Francisco: “una persona que solo piensa en hacer muros, sea donde sea, y no construir puentes, no es cristiano. Esto no es el Evangelio” (18-2-2016).
  2. Marginar, maltratar, lesionar, violar la dignidad del migrante, equivale a crucificar a Jesús. En términos de la Misericordia Fraterna revelada en el Evangelio ( Mt.25,31-45), Jesucristo, Hermano Mayor de los migrantes, nos invita a que amemos no de palabra sino con obras.
  3. La actitud solícita pastoral y la práctica solidaria con los migrantes, es un compromiso misionero de la Iglesia, fundamentado en el Evangelio de los pobres, el cual se contextualiza en el llamado de los 4 verbos de la tesis del Papa Francisco: Unámonos para “acoger, proteger, promover e integrar” a las personas que se den obligadas a abandonar su hogar en búsqueda de una vida digna y de su desarrollo humano integral

La experiencia compartida durante la Eucaristía, en la Iglesia Catedral de San Juan, por haitianos de la Parroquia Sagrada Familia de Sabana Yegua, nos hizo ver los frutos del trabajo pastoral con nuestros inmigrantes. Bajo el Manto Protector de Nuestra Sra. Perpetuo Socorro y Nuestra Sra. de la Altagracia, les bendicen:

Mgr Launay Saturne

Obispo de Jacmel, Presidente de la Conferencia Episcopal de Haití   

Mons. Diomedes Espinal
Obispo Mao-Montecristi, y Presidente de la Conferencia Episcopal Dominicana.

Mgr Marie E. G. Toussaint, obispo auxiliar de Puerto Príncipe

Presidente de la Comisión para Migrantes de la Conferencia Episcopal Haitiana

Mons. Jose Dolores Grullon
Obispo San Juan de la Maguana

Mgr Quesnel Alphone

Obispo de Fort Liberté    

Mons. Andrés N. Romero Cardenas    
Obispo de Barahona                   

Mgr Desinor Jean                                                                                                

Obispo de Hinche   

Mons. Faustino Burgos, Presidente de la Comisión Nacional de Pastoral para Migrantes, de la CED, y Obispo Auxiliar de Arquidiócesis de Santo Domingo.

P. Agler Cherizier                                                                                                   

Sec. Ejec. CEM-CEH.          

P. Julio Acosta-Julin

Sec. Ejec. CNPM-CED

Entradas Relacionadas

Constestanos

*

*