Sto. Dgo. Rep. Dom.- La Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de Santo Domingo concluyó la XXVIII Jornada Mundial del Enfermo con una Eucaristía presidida por Monseñor Jesús Castro Marte, obispo auxiliar de Santo Domingo, en la Catedral Primada de América.

“Debemos ser portadores de la esperanza, principalmente para aquellos que se encuentran en el abismo de una enfermedad, y brindarles una palabra de aliento y consuelo”, señaló Mons. Castro en la homilía, donde también indicó que “comprender la realidad del enfermo es tener sensibilidad humana”.

Estuvieron presentes Sor Trinidad Ayala Adames, coordinadora de la pastoral; César Iván Feris Iglesias, vicecoordinador; Angélica Benítez de Ginebra, presidenta de la Asociación Dominicana de Voluntariado Hospitalario y de Salud (ADOVHOS), así como autoridades eclesiales, funcionarios, representantes de organizaciones sin fines de lucro, voluntarios, fieles y relacionados a la entidad.

La jornada, iniciada el 3 de febrero, se realizó con los objetivos de implementar acciones de carácter preventivo, educativo y de promoción para propiciar la conservación del buen estado de salud, desarrollar actividades curativas en segmentos sociales frágiles y contribuir al fortalecimiento de una cultura de atención sanitaria basada en la calidad, calidez y humanización del servicio.

En el país, 358 órganos eclesiales, junto a decenas de voluntarios, realizaron cada día múltiples actividades, como visitas hospitalarias y domiciliarias, distribución de medicamentos y alimentos a través de la red de centros de salud, que impactaron a personas de distintas edades residentes en las áreas geográficas donde inciden las Vicarías Episcopales Territoriales y sus respectivas zonas pastorales, parroquias, sectores, escuelas y comunidades.

Entradas Relacionadas

Constestanos

*

*