Sto. Dgo. Rep. Dom. El Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino celebró la XXVIII edición de la Cena Pan y Vino, con la conferencia “Hay más alegría en dar que en recibir” por el padre Tulio Cordero, y la presentación artística de Ramón Orlando y el coro del seminario, el miércoles 12 en las instalaciones de la institución.

Durante las palabras de bienvenida el padre José Amable Durán Tineo, rector del seminario, habló sobre los logros y necesidades de la casa de formación sacerdotal, al señalar la ordenación de alrededor de 450 presbíteros diocesanos y religiosos que hoy sirven dentro y fuera del país. “Actualmente hay 92 seminaristas internos: 42 en Filosofía y 50 en Teología, pero en las aulas son 160, ya que los que pertenecen a las comunidades religiosas y casas de formación sólo reciben en este plantel su formación académica”, comentó.

En tanto, Mons. Francisco Ozoria Acosta, arzobispo de la Arquidiócesis de Santo Domingo, resaltó que hay tres elementos fundamentales en la formación sacerdotal, tarea no solo de los formadores sino de todos los laicos: la oración, la promoción y la colaboración.  

Al evento también asistieron Mons. José Grullón, obispo de San Juan de la Maguana; Mons. Faustino Burgos Brisman, C.M obispo auxiliar de Santo Domingo; Cándida Montilla de Medina, primera dama de la República Dominicana; doña Rosa Gómez de Mejía, exprimera dama, el empresario José Luis Corripio Estrada y su esposa Ana María Alonso, entre otras personalidades.

Sobre la Cena Pan y Vino

La actividad tiene el propósito de recaudar fondos para la formación sacerdotal, al tiempo de fomentar un espacio para que los laicos conozcan el seminario y compartan con los futuros sacerdotes. Es una tradición iniciada en 1992 por el exrector del seminario Mons. Fausto Mejía Vallejo, obispo de San Francisco de Macorís, con la colaboración del padre Mateo Andrés, EPD y el grupo de matrimonios Gratitud.

Entradas Relacionadas

Constestanos

*

*